Después de mi último viaje con una empleada, entendí que me falta mucho por aprender acerca del machismo.

El espectro de culturas en el mundo es vasto y así de amplio son las manifestaciones de discriminación.  En mi país al igual que en Canadá y que en todo el planeta Tierra, vemos expresiones de desigualdad. Estas manifestaciones se ven cuando se discrimina por raza, sexo, religión, orientación sexual, orientación de género y muchas más.

Sin más rodeos te cuento que recientemente llegó una nueva empleada de Guatemala. Ella es una mujer educada, con un carrera universitaria y muchos años de experiencia trabajando en una oficina del gobierno en su país.

Hicimos un viaje juntas y conversamos acerca de una situación de hambre que sufrió una comunidad remota en Guatemala hace ya un tiempo.  En aquella ocasión el gobierno y organizaciones privadas se unieron para llevar alimentos a la localidad para poder aliviar la situación.   Ella me comentaba que se sentía muy impresionada con esa experiencia debido a que en cada familia, aproximadamente, había entre 10 y 12 niños.  Las madres eran jóvenes pero ya tenían una cantidad significativa de hijos por lo que alimentarlos cada día se hacía más difícil y las cosechas se habían dañado.

question Se me ocurrió preguntarle si estas personas deciden no utilizar ningún método de control de natalidad por alguna creencia religiosa, por falta de recursos económicos o por falta de educación.   Ella me dio una sonrisa irónica y me contestó que ninguna de las tres. Me dijo:

“Esas personas tiene esa cantidad de hijos por machismo”

15184c3fad757cd6d2278ee9c15095f6

Comenzó a explicarme que a estas comunidades remotas el gobierno y otras entidades les proveen métodos de control de natalidad gratis. También mencionó que hasta las religiones que fomentan la  multiplicación como un deber del ser humano apoyan los esfuerzos del gobierno.

Según ella los hombres de esta población no permiten que sus esposas utilicen métodos anticonceptivos, ni ellos lo utilizan, debido a que piensan que si una mujer evita los hijos tiene la facilidad de tener relaciones sexuales con otro hombre y el marido nunca se enterará.

-¡Que atrocidad! – Pensaba yo.

Ella me explicó que estos hombres piensan que al tener una esposa con muchos hijos, en caso de separación o divorcio, esto alejará la posibilidad de que otro hombre quiera estar con ella.  También me habló de un caso en otra localidad en el que una joven fue devuelta después de la noche de bodas debido a que el esposo alegó que no era virgen.

En fin, según estos cavernícolas, el cuerpo de la mujer le pertenece al hombre y él hace y decide sobre el.

giphy

Le comenté que siempre que me encuentro de viaje con algún empleado, aprovecho para orientarles al respecto, pero que sé que hace falta mucho más.  

Esta situación no es algo que se da solamente en Guatemala, esto ocurre en todo el mundo.  Las manifestaciones machistas son tantas y tantas que no me daría este blog y mucho menos un libro para poder describirlas. 

Por siglos, el matrimonio y la maternidad han sido herramientas del patriarcado. Matrimonio y maternidad solían ser sinónimos de control y sumisión.

¡Eran una cárcel!

Afortunadamente,  esto ha cambiado pero no para todas, por lo que la tarea no está terminada. Es imposible para mí poder comprender un comportamiento y actitud tan retrógrada. Re-convertir el matrimonio y la maternidad en un acto de poder y control es totalmente repugnante.

Quiero aclarar que felicito a todas las mujeres que por decisión tiene muchos hijos y también felicito a las que por decisión no tienen. Me alegro por las que se casan y por las que no se casan.  Me regocija ver una generación de mujeres empoderadas de su cuerpo y vida, como debe ser.

Esta conversación fue el empujón que necesitaba para abrir otra sesión en mi blog. Una sección en la que escribiré de otros temas. Por supuesto que continuaré escribiendo con el propósito de que vean la emigración desde otra perspectiva, pero hay otros temas que también deseo incluir.  Quiero abrir un diario contigo y también escribir de la vida.

Hoy, esta anécdota era necesaria escribirla y compartirla como cuando se escribe en un diario.  Hablar de la desigualdad es traer el tema a la mesa y luego de estar servido hay que hacer algo con ello.

Te animo a que lo compartas, a que hables de la publicación y a que riegues la voz. Hazlo por mí, por las que lucharon antes de mí y por las que continuarán luchando.

#malditomachismodecadadia

Au Revoir!

***********************************************************************************

Te recomiendo el siguiente blog que comparte ilustraciones, como las que acompañan esta publicación.

www.feministailustrada.com

Coméntame, ¿De qué otros temas te gustaría que escribiera?

Please follow and like us:

4 comentarios en “#malditomachismodecadadia”

  1. Cada día estoy más que agradecida de no haber nacido en una sociedad o en un tiempo donde el hombre se creía dueño de nuestro cuerpo. Me lastima escuchar las otras tantas que sufren por esta situación. Argentina lleva una lucha por el tema del aborto, en la actualidad no es legal. Hay que ver cómo estás mujeres se unen para protestar desde el conocimiento real que tienen para decidir sobre sus cuerpos. Por todas estas mujeres que sufren, tenemos que seguir hablando del tema.

    1. Es inaceptable que en el 2018 estas situaciones continúen pasando. Por cada y una de nosotras tenemos que seguir hablando y escribiendo de esto.

  2. Este artículo me encanta por muchas razones, pero la más que tiene peso en mí es… que tenemos que empezar a hablar de este tema del machismo, del micro-machismo, de estos temas que quizás en un pasado eran un tabú. Vemos a diario mujeres asumiendo actitudes igual de machistas que los hombres. Juzgando y tratando de controlar las ideas y decisiones de otras mujeres, apuntando el dedo acusatorio si deciden o no tener hijos y cuestionando las razones. Por mi parte, nunca soñé con tener hijos, nunca me vi con hijos y siempre pensé que si llegaban iban a ser toda una bendición pero no mi definición.
    Nada, que me encantó el tema y me encantó que te lanzaste con tó y botas.
    Besitos,
    Nicy

    1. Wow…Nicy, me encanta tu comentario. Sí hay que hablar de esto más y más. Comparte el blog y sigamos hablando. Sólo nosotras entendemos y está en nuestras manos regar la voz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *