Hoy hacer dinero gracias al internet es más fácil que nunca. Existe una 🌊 OLA 🌊 de servicios que podemos conseguir con solo escribir algunas palabras en un buscador. En ocasiones ni siquiera lo buscamos, sino que los sevicios llegan a nosotros mediante propaganda constante. Solo basta con haber buscado en internet algo tan simple como una escalera, para que nuestros perfiles de redes sociales se llenen de anuncios vendiendo………ESCALERAS.

Ahora bien, no solo se venden artículos en internet, también se venden servicios de «expertos».

Un experto es un perito en su área.  Requiere muchas horas de estudio, capacitación y experiencia.  Un experto puede ser también un Influencer, pero ser un «influencer» no te hace un experto. ¿Experto o influencer? ¿Cómo distinguirlos? 

No te me pierdas, te explico por aquí.

Pongamos un ejemplo para entender esto. Pensemos en un abogado o abogada. Seleccionemos un nombre, ¿Qué tal, Licenciada Pérez? _ Muy bien.

La licenciada Pérez completó sus estudios en derecho y pasó todos los exámenes para ejercer como abogada. Además posee de 3 a 5 años de experiencia.  Un día decide abrir una página en Facebook,  Instagram y Twitter en donde comparte consejos relacionadoa al derecho en varias ramas. Su audiencia crece. Se mantiene constantemente conectada con sus seguidores y finalmente comienza a ofrecer consultas en línea a un costo justo.

La licenciada Pérez es una experta e influencer.

Ahora pensemos en otro personaje. ¿Que tal si le nombramos Michelle Marie Pérez ? _ Muy bien.

Michelle Marie Pérez tuvo un accidente laboral. En su trabajo no llamaron con tiempo al 911. En el hospital el doctor la vio y no hizo un diagnóstico correcto. Michelle Marie Pérez sufrió mucho por esto. Por una parte no podía trabajar y por otra el dolor en su cuerpo la tenía frustrada. Afortunadamente Michelle fue a otro médico que la atendió correctamente. Ella mejoró,  pero no pudo volver a trabajar por seis meses, por lo que demandó a su trabajo y al primer doctor que la atendió.  ¡Ganó ambos casos!

Tras esta experiencia, Michelle Marie Pérez decide abrir una página de Facebook,  Instagram y Twitter. Ofrece «asesoría legal» y en su perfil dice «EXPERTA EN DEMANDAS». Su audiencia crece. Se mantiene constantemente conectada con sus seguidores y finalmente comienza a ofrecer consultas en línea a un costo justo.

Michelle Marie Pérez es una influencer, NO UNA EXPERTA. #demandaconmichelle

Yo NO contrataría a Michelle.

Ahora bien. Existe muuuuuuucha gente que tiene experiencia suficiente para considerarse expertos en un área y no necesariamente tiene un grado universitario que les respalde. También hay servicios que no requieren un conocimiento tan amplio, como lo es el caso de un abogado, médico, nutricionista, ingeniero etc. Hay un sinnúmero de personas en las redes que realmente aportan VALOR y HERRAMIENTAS que pueden ayudar en nuestras vidas, trabajo y emprendimiento.

Su trabajo en las redes, es decir online, tiene coherencia con su trabajo fuera de las redes. ONLINE Y OFFLINE, la persona ofrece servicios de calidad y expertis.

Son los que se proclaman expertos a los que hay que tenerles CUIDADO, mucho cuidado. Antes de contratar verifique lo siguiente:

Image result for eyes emoji

  • Reviews = opiniones en línea de los servicios del experto que NO se encuentren en su página web.
  • Registro de comerciante = el Departamento del Trabajo tiene en línea un registro de todos los comercios. Si la persona NO está registrada y con su documentación en orden ¿Por qué usted lo contrataría? 
  • El precio es muy barato. Al menos un 50% de lo que otros cobrarían.  Es una «ganga» irresistible.
  • Contestaciones a sus preguntas. Analice las respuestas a las preguntas que usted hace. ¡Pregunte!  Envié sus preguntas directamente al «experto». Pregunte por sus acreditaciones o experiencia, antes de contratar.  También puede preguntar a otras personas que le siguen que se hayan identificado como sus clientes.   

Cada día aparece un nuevo esquema de fraude.

Honestamente me preocupa que las personas de edad avanzada cercanas a mí puedan ser víctimas de algo así.

Pensamos que el fraude solo ocurrirá por una llamada o un correo electrónico,  pero ¿y el que se proclama ser experto y no lo es? Al que le compramos un servicio y luego nos damos cuenta de que hemos sido engañados debido a un buen marketing o una página web bonita.

Esto nos puede pasar a TODOS. A mí ya me pasó y no quiero que te suceda lo mismo.

Si encuentras valor en este escrito, por favor, compártelo para que otros también se beneficien.

Hasta la próxima,

-Yamaris #unautuadeña

No olvides subscribirte al blog y dejarme un comentario por aquí. Si deseas contribuir al mantenimiento de este blog puedes hacerlo, comprando un café (simbólico) aquí: https://www.buymeacoffee.com/unautuadena