El día que Rosita se vaya será un día triste, será un día en el que definitivamente me echaré a llorar.  

Yo creo que en la vida la gente llega y se va cuando han completado sus propósitos, sus misiones. Algunos llegan para enseñarte lecciones, para hacerte mejor ser humano y otros llegan para mostrarte su obscuridad y de esa forma acercarte a tu luz propia.  Cada persona tiene su momento y su espacio, lo importante aquí es que cada vez que el universo nos regala la oportunidad de conectar con otros seamos capaces de dejar una huella en ellos. Yo no sé si he dejado una huella en la vida de Rosita, lo que sí sé es que ella dejará una marca profunda en la mía.  

IMG_9411.JPGHace solo un año que la conozco, pero durante ese año se ha encargado de cuidarme. Ella cuida de mi salud física y espiritual. Es gracioso ver como me pasa dulces, refrescos, galletas y frutas mirando para que nadie la vea como si fuera un traficante de droga, ¡Jajajaja! Es muy simpática la manera en que introduce su mano en su abrigo y saca la mercancía y me la da en mi mano, mientras me mira a los ojos, para que nadie vea lo que me está entregando.  Al principio le decía, Rosita, no te preocupes yo no necesito nada, pero con el tiempo vi que mi esfuerzo era inútil.

Lo que más echaré de menos no será su “mercancía”, sino sus palabras y sus acciones. Es muy probable que esta dama no tenga escolaridad, sin embargo ha sido capaz de darme una descripción y explicación de mi puesto de trabajo como ningún personal de Recursos Humanos podría.  

Sus palabras son repetitivas todo el tiempo y por lo menos me las dice tres veces durante la semana.  Ella siempre llega con una sonrisa a mi oficina, pero esa sonrisa no debe engañar a nadie pues Rosita es una persona con un carácter muy fuerte y es muy testaruda.  Esa fuerza que solo tienen las personas que han pasado por mucho, pero su corazón se mantiene bondadoso, como si la vida y las circunstancias no fueran capaz de cambiarlos.  

IMG_9390

El día que Rosita habló conmigo para decirme que se iba fue un día inolvidable.  Me miró a los ojos y me habló seriamente. Comenzó a comentarme lo agradecida que está por estos pasados dos años de trabajo, pero que su salud no es la misma y desea regresar con su familia.  Le indiqué que la agradecida era yo.

Me comentó que su hijo mayor la llamó y le dijo: Mamá ya usted está mayor, es hora de que yo la reemplacé y la ayude y usted venga a descansar. También me dijo que jamás dejará de orar por mí. 

Ese día me miró profundamente y me contó su historia y la de su familia. Esa historia la llevo en la colección de lecciones de vida que cargo conmigo cada día.  Una historia más que me ayuda a no quejarme, a no pedir ni exigir más de lo que tengo y a confirmar que he sido enormemente bendecida en la vida. Solo te contaré que sus ojos se cristalizaron no por tristeza sino por agradecimiento y orgullo. Orgullo de lo que ha logrado para sus hijos, un orgullo de sentirse triunfante porque su hijo mayor logró terminar la escuela y porque el sacrificio de dejar a sus cuatro hijos al cuidado de su esposo ha valido la pena.

IMG_9424

Despedirme de Rosita me recuerda que los que hemos decidido emigrar cargamos el peso de las despedidas.  Decir adiós siempre es difícil, aunque puede ser sanador en algunos casos.  Las despedidas son un mundo de emociones que nos ayudan a experimentar nuestra vulnerabilidad.  

-Ya lo he mencionado antes, pero creo importante repetir que:  LA VULNERABILIDAD NOS HACE MÁS HUMANOS. 

Me despediré de ella el 23 de julio.  Con alegría le dirá adiós pues sé que ansía estar con los suyos.  También la nostalgia me acompañará pues mi egoísmo me hará echar de menos su presencia física, aunque su huella se quedará aquí intacta.  

Decir adiós, ¡qué difícil es!

Solo me resta decir, buen viaje Rosita.

Au revoir, Rosita!

*************************************************************************************

Recuerda compartir este blog y subscribirte.  Me encuentras en las redes sociales como @unautuadena.

 

Please follow and like us:

4 comentarios en “#deciradios”

  1. Hermoso….a la vez triste saber q personas q aprecias y q llenan tu corazon de diferentes emociones, en algun momento dado ya no estaran con nosotros.

    Dios las bendiga…tanto a ella como a ti
    Mi querida amiga
    Un abrazo desde Dallas, Tx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *