Blog 10

Se llama Coffee Culture.

Durante mis  primeros días en Canadá fue una sorpresa saber que el hotel en donde me hospedaba no tenía restaurante. Así que cada día llamaba a la compañera de trabajo de mi esposo, pues ella aún no comenzaría a trabajar,  y emprendíamos la marcha buscando un lugar donde comer. Eran días fríos y la caminata se nos hacía eterna. Ya habíamos probado una pizzería que nos recomendaron en el hotel y  hacia allá nos dirigíamos.

Como pasa muchas veces en la vida, lo que buscas no lo encuentras, pero la vida te sorprende con algo más.  

Decidimos probar otro lugar, se llamaba Coffee Culture.   Estaba en la esquina de la calle y fue amor a primera vista.   El lugar era bello, acogedor, había mucha gente leyendo, observando sus móviles, tomando café y desde la cocina salían los olores de calabaza y canela típicos del otoño.  Me sentía en una de esas películas de Inglaterra, en dónde hay un café hermoso y todo el mundo se ve en paz, tranquilos y hay como un espíritu navideño en el aire.

Me atendió un hombre de la india.  Una persona muy amable y paciente quien escuchó con mucho cuidado mi orden.  Sonrió y fue paciente, pues era obvio que no conocía el menú y que mi inglés era algo pobre.   No recuerdo qué pedí para comer, pues estoy algo confundida entre una batida de Nutella o un chocolate caliente.  Lo que sí recuerdo fue que un día en ese mismo café ordené un chocolate caliente.

Ohh…ese chocolate caliente…su sabor me acompañará  toda la vida. Por supuesto era dulce, pero no al extremo, cremoso, con un tope de “whip cream” y canela. Su sabor fue y es como la brisa de Utuado, que te acaricia y sustenta el alma.  Era como un atardecer en Cabo Rojo y una noche de copas en el Viejo San Juan. Es un chocolate caliente que sabe a los abrazos de mi abuelo Ángel, es celestial.

Seguramente en el cielo lo tienen!

Ese hombre que me atendió durante esos días no tiene idea de lo que hizo por mí esa semana. No solo por mí, sino también por la muchacha que me acompañaba, pues ambas estábamos cambiando el rumbo de nuestras vidas para siempre.    Él no sabe que me quitó un poco la tristeza y que me dio esperanza. Él no sabe que debido a mi mudanza para Canadá tuve que decir no a dos grandes oportunidades de empleo. Tampoco sabe, ni tiene por qué saber, los problemas que puedan tener sus clientes.  Sin embargo, él decide ser paciente y amable con todos, demostrando lo que un buen servicio al cliente es. 

Yo no sé su nombre pero él ya me conoce, pues obviamente soy cliente regular del lugar.  Lo que él no sabe es que en su cafetería yo he cerrado contratos de mi antiguo negocio, he realizado entrevistas de empleo, he completado solicitudes de permisos de Visas para mis empleados,  he reído con mi familia, he tenido citas con mi esposo y mis amigos y justamente el jueves pasado alguien oró por mí en ese lugar.

En esta publicación no solo quiero dejarte las ganas de que cuando visites Canadá visites ese lugar, sino quiero que reflexiones en cómo tratamos a las personas y cómo tú manejas tu servicio al cliente. El servicio al cliente no es exclusivo para aquellas personas que tienen un negocio físico. Servir a otros es la misión de la vida. En cada interacción servimos de una manera u otra.

Nunca sabemos cómo nuestras acciones afectarán a otros.  Es imposible saber por cuál situación una persona está pasando. Lo que sí es posible es dar cada día lo mejor de nosotros mismos .  No es imposible ser empáticos, pacientes y amables. Cada día podemos dar un servicio al cliente al estilo Coffee Culture de Ajax.

Esta experiencia fue la primera de muchas en Canadá.  La amabilidad del canadiense es algo de lo que ellos deben estar muy orgullosos.  Por supuesto que hay manzanas podridas donde sea, pero en términos generales la mayoría de las personas muestran genuina amabilidad.  

Si mi abuelo hubiese sido canadiense, seguramente hubiera tenido un Coffee Culture.

Y tú ¿qué haces para cada día mejorar tu servicio al cliente?

-Deja tu respuesta.

 

******************************************************************************************************

Recuerda suscribirte al blog y seguirme en Facebook y en Instagram @unautuadena.

Au revoiur!

 

Nota:  Coffee Culture es una franquicia.  Si deseas visitar exactamente del que te escribo, este se encuentra en la calle Salem, esquina con Kingston, Ajax, Ontario, Canadá.

60 Salem Rd S, Ajax, ON L1S 7J3

https://www.coffeeculturecafe.com/find-your-location/

Please follow and like us:

4 comentarios en “#coffeeculture”

  1. Trato de escuchar a los demás antes de abrir la boca. Me sirve para mejorar mi servicio al cliente, al igual que para mejorarme como persona. Me gustó mucho este artículo y tu foto está adorable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *