#unautuadeñaencanada

Mi primer día en Canadá fue gris, el segundo fue gris y el tercero fue más gris. Vivir con un cielo gris no es una situación a la que cualquier hijo del caribe debe enfrentarse nunca.  La “grisura” del cielo y del alma fue lo que me hizo decirle a mi esposo el segundo día de estar aquí, – regresemos a Texas -.  Cada día me alegra más el no haberlo hecho.  Ya van más de dos años y aunque aquí en el norte aún hay días grises, decidí que mi alma ya no tiene espacios para esos tonos.  De mis aciertos y no tan aciertos en mi aventura viviendo en Canadá quiero hablarte.  Aquí te adelanto 5 cosas que me impresionaron y fueron un “shock” cultural para mí las primeras semanas en este hermoso país.

  1. Teléfonos públicos. Sí, en Canadá hay teléfonos públicos y la gente los usa. Si eres de Puerto Rico sabrás que hace más de 20 años eso no existe en nuestra isla.
  2. Noches y fines de semana gratis en tu oferta de celular. What??????? ¿Y eso es una oferta?  Esa fue mi oferta de celular en el 2002 cuando entré a la Universidad y en el 2016 al llegar a Canadá.
  3. El Sears es feo. Aunque ya Sears cerró en Canadá cuando llegué visité uno para comprar sábanas y era feo.  Nada que ver con los pisos limpios, las decoraciones bellas y el olorcito a perfume del Sears de Plaza del Norte en Hatillo.
  4. Apartamentos sin bombillas en el centro de cada habitación ni interruptores…wtf. Buscar apartamentos fue una pesadilla.  Terminé alquilando uno sin luces en el centro y comprando lámparas.  ¿Quién vive sin luz en el cuarto?
  5. Vivo en Ajax. Sí, leyó bien. Vivo en un pueblo que tiene nombre de detergente.

Si quieres saber más, no olvides subscribirte a mi blog y seguirme en las redes sociales @unautuadena.

Au revoir!